Eulalia Zuriarrain Arratibel

El bombardeo aéreo indiscriminado sobre población civil fue sin duda uno de los experimentos más crueles que iniciaron los sublevados en la Guerra Civil española.

Uno de ellos ocurrió el 13 de agosto de 1936 en Donostia, el cual causó la muerte directa de siete personas, a los que hay que sumar los heridos fallecidos posteriormente. Dos de las personas fallecidas eran dos niñas de Zizurkil, las hermanas Eulalia y Manuela Zuriarrain, hijas de Francisca Arratibel Urretavizcaya y Jose Cruz Zuriarrain Mugica.

El periódico del Frente Popular del 14 de agosto de 1936 relataba así lo ocurrido:

“… Por el arquetipo de los aparatos, por su formación y movimientos, por todos los aspectos exteriores perfectamente divisados, puede afirmarse que se trata de aviones cuyas características no existían en el Ejército Español.(…)
No, no hicieron eso. Era más fácil, más leal, más patriótico, más católico, en fin volar sobre la ciudad a enormes alturas lejos de los disparos de nuestros cañones antiaéreos e ir sembrando la destrucción y la muerte entre sencillas mujeres e inocentes niños.(…)
Las agresiones más brutales contra el derecho de gentes. Atentados de los que no se tenga antecedentes en la historia del a Humanidad.”

Eulalia y Francisca fueron las primeras víctimas civiles menores de edad fallecidas a causa de este tipo de bombardeos.

¿Puedes aportar algún testimonio o documento de interés?

Si puedes aportar y/o corregir cualquier dato presentado en esta web o tienes un nuevo caso que compartir, no dudes en ponerte en contacto. Este trabajo no podría hacerse sin tu ayuda.

Contacto